27 marzo 2018
Estrategias Experiencia

Riesgos al invertir fuera del país

Hola!

Hace un tiempo atrás, por whatsapp (sí, con mis inversionistas nos relacionamos por whatsapp) con uno de mis inversionistas tuvimos la siguiente conversación:

 

Si bien, es natural pensar que al invertir en el extranjero tiene un riesgo adicional por la tasa de cambio, hay que hacerse la siguiente pregunta: A largo plazo ¿Cuánto afecta el tipo de cambio en la rentabilidad de un portafolio?

Paso uno: Construye tu portafolio

Como ya lo hemos nombrado en otras oportunidades, la construcción de un portafolio de inversión comienza con los objetivos del inversionista, el horizonte de inversión, la rentabilidad deseada y el riesgo que está dispuesto a asumir por esa rentabilidad. Estas consideraciones son la base para determinar cuánto invertir en acciones, cuánto invertir en renta fija y cuánto mantener en efectivo.

Paso dos: Diversifica tu portafolio

Una vez realizado lo anterior, el siguiente paso es aplicar lo anterior con instrumentos de inversión diversificados de manera global, teniendo así parte de tus inversiones fuera del mercado de tu país.

Cuando inviertes fuera de tu país, no sólo estás asumiendo el riesgo del activo que invertiste (por ejemplo las acciones tienen un riesgo asociado por el simple hecho de ser acciones), si no que además tienes el riesgo de la tasa de cambio: que la moneda en que invertiste suba o baje de valor en relación a tu moneda local. Suena lógico que esto “agregue” un mayor riesgo en el corto plazo, pero en el largo plazo la variación de la tasa de cambio no incidirá de sobremanera. Veamos el siguiente gráfico

La línea azul corresponde a la rentabilidad en un año del valor del dólar con respecto al peso chileno. La línea verde corresponde a la rentabilidad en tres años, y la línea oscura en 10 años. Como se puede observar, a medida que consideras mayores plazo de inversión, la volatilidad de la tasa de cambio disminuye considerablemente.

El siguiente gráfico muestra cuánto disminuye la volatilidad a medida que consideras un mayor plazo de inversión (en años).

Y esto ocurre porque, en el largo plazo, la tasa de cambio no tiene rentabilidad intrínseca alguna: No paga dividendos como las acciones, no paga un premio como los bonos, etc. La tasa de cambio refleja de manera puntual en el tiempo la economía local, la inflación, la tasa de interés de los bancos centrales, políticas de gobierno, etc.

Por lo tanto, debes tener en mente que si bien en el corto plazo tu portafolio diversificado de manera global tendrá una mayor volatilidad, en el largo plazo la exposición a la tasa de cambio tendrá poca incidencia el rendimiento de tu portafolio, por lo que no debiera ser un factor importante de decisión si parte de tu inversión está en moneda extranjera o no.

Paso tres: Si te incomoda invertir en el extranjero, aumenta tu inversión en renta fija nacional

De todas maneras, a pesar de que en el largo plazo el efecto de la tasa de cambio es acotado, es importante que te sientas cómodo con tu inversión. Si deseas acotar aún más el efecto del tipo de cambio en tu portafolio de inversión, puedes aumentar tu exposición a la renta fija nacional. Recuerda que la misión de la renta fija es proteger parte de tu portafolio, por lo que si inviertes en dicho instrumento, y además lo haces en moneda local, estarás protegiendo aún más tu portafolio.

Última consideración

Esto es justamente lo que hacemos con mis inversionistas, y tú también lo puedes imitar: Pensar en invertir en el largo plazo y de manera globalmente diversificada, y de esa forma tu portafolio quedará mejor construido que si sólo inviertes de manera local, aumentando así la chance de que a tu inversión le vaya bien en el largo plazo.

Si tienes dudas, escríbeme al correo francisco@mejorqueelfondomutuo.com

Recuerda que puedes seguir el blog por Facebook en este enlace.

Que tengas buena semana.

Francisco J. Sepúlveda, Asesor de inversiones.

Publicación basada en un artículo de Vanguard.

 

Deja tu comentario